martes, 28 de junio de 2022

  

C818 1CxD3-03

QUE HAY EN LA PIECITA DEL FONDO

© Jorge Claudio Morhain

 

En elk fondo de la casa los viejos construyeron una piecita para “la chica”, que en principio era sólo la sirvienta pero que con el tiempo derivó en enfermera, o “acompañante terapéutico”, a medida que la vieja perdía impulso y el viejo yiraba más antes de caer al rancho.

Despuies de la piecitra el viejo hizo un bañito, para “la chica”, completo, con ducha y todo. Sospecho que había algún agujerito para que mi progenitor estudiase la anatomía de “la chica”.

Una vez, cuando fui a buecar a “la chica” para que atendiera a la vieja, porque yo tenía que salir para la facu, me enteré que la casa continuaba un cachito más. Había otra pieza más all´, hacia los fondos. Le pregunté a “la chica” que había ahí: se encogió de hombros y dijo que “algunas basuras, creo; está con llave”.

Cuando se dio la oportunidad, una tarde que ganaba Boca, largué como al pasar “Pa, ¿qué hay en la piecita del fondo?”

Al viejo le agarró un repetino interés por la trayectoria del balón en la Bombonera. Le sacudí un poco la manga.

–¿Qué?

–Digo, que qué hay en la piecita del fondo…

–Nada, nena. Dejate de joder.

–Pero qué…

–No me rompas la cábala, ¿querés?

Uhm… cosa intrigante por demás, me dije. Y me hice el propósito de enrar a ver.

Pero no fue simple. La llave era buena, no funcionaba con los ganchos habituale con los que abría los cajones de la plata. No tenía ventanas: de ahiuera parecía que no estaba.

De repente, un día cualquiera, un día que la vieja había estgado especialmente cargosa, el viejo resopló y me miró. Me miró.

¿Cuánto hacía que nome miraba? ¿Cuánto que yo era un mueble más, que comìa callado y salía y entraba como el Dick, el cachorro.

–¿Querés saber?

–¿Eh? ¿Qué cosa?

–Que hay en la piecita del fondo.

Ahora fui yo la que se encogió de hombros.

Entonces me llevó.

Pasamos frente a la pieza de “la chica”. Que estaba medio desnuda. Y que no hizo nada por taparse. Y que dijo “Hoy no, Juan…” (Juan era mi viejo)

El viejo se puso el dedo en la bnoca y siguió de largo.

La chica me vio pasar y cambió de color. Y se tapó. Y me hizo que no con la cabeza.

El viejo seguía adelante, pasamndo ya el bañito. Yo junté los dedos en pregunta muda, y ella se puso el dedo en los labios. Silencio.

Ahí me agarró el julepe.

Medio como que me dí cuenta, y me volví.

–¿Dónde vas, nena? -dijo mi vieja, que me vio pasar arrebatada.

–¡Pero vení, pendeja de mierda! –el viejo gritaba desde la puerta abierta de la piecita del fondo. –¡Vení, que vas a saber lo que es un hombre!

 

 

Creo quie me estuvieron buscando por la tele. Hasta algún pelotudo dijo “tus padres te perdonan”. Giles.

Yo…

Yo ya sabía lo que había en la piecita del fondo…

lunes, 27 de junio de 2022

1CxD3, 02 - PRIMITIVOS

  

C817 PRIMITIVOS

© Jorge Claudio Morhain

 

Aquí vamos, volando bajo. Tan bajo que vemos a las personas, huyendo ante nuestra presencia, como los pollitos huyen del chimango.

Pobres gente carne de cañón. ¿Cuántas veces han venido los soldados “enemigos” y los han acribillado, calcinado, envenenado, ahogado, como ratas, así, volando bajo?

Pero ahora ha terminado la guerra. Y sólo los estamos contabilizando, sabiendo cuántos son, cómo hay que auxiliarlos. Para empezar la reconstrucción.

No saben que somos los triunfadores, los que ganamos al fin la batalla, los que pusimos fin a esos vuelos rasantes asesinos.

Claro, ¿cómo van a saber que terminó la guerra? Ellos no tienen medios de comunicación (que nosotros o El Enemigo hemos destruido). No tienen caminos, ni sendas, porque Ellos (o nosotros) los hemos destruido.

Son primitivos. Habrá que civilizarlos. Deberán estar preparados para la próxima guerra.

A una orden inalámbrica de nuestro Líder, todos sonreímos y agitamos la mano derecha, en son de paz. Una señal. Claro. Una señal de concordia, de amistad, de reencuentro.

A la señal, todo estalla. Una red invisible impacta sobre todos nosotros.

Todos, sentimos de pronto un ahogo, una opresión.

En el último momento, todos pensamos que es imposible. No pueden tener un método de rebote. No pueden contraatacar. Son primitivos.

¡Son primitivos!

¡Son…!

 

 

 

C817 – 220627 (1CxD3-02)

Un Cuento por Día (1CxD3) Tercera serie.

  

 

VISIONES

© Jorge Claudio Morhain

 

Cuando Ada entró al bar notó el calor, una ola leve y acogedora, no invasiva, que cubría lentamente su interior, reemplazando el fresco de allá afuera. Fresco, no era ese frío penetrante del viento: hoy estaba agradable, pequeño sol, poca niebla.

Sol, su hija de seis años, una niña feliz apretando su mano.

Carlos, en tanto, hacía un buen rato que estaba en el bar, mirando pasar a los variopintos transeúntes, con ese aspecto de turistas aun siendo locales, con pantalones de diseño, zapatos con goma reforzada, gorros multiformes y multicolores…

Frente a él, molesta, Graciela, su esposa, fastidiada por la espera y con pocas ganas de mirar la gente. Dos tazas vacías ya, de café, restos de masitas.

Ada Y Sol se sentaron en la mesa contigua, Sol inquieta, agitando un juguete alfabético, que Ada le había comprado precisamente para afianzar sus conocimientos de las primeras letras.

Ese fue el escenario.

Cuando Ada recorrió con la vista el lugar, y la mesa vecina… encontró los ojos de Carlos.

Alguien pasó los dedos por el piano, desgarrando un continuo de notas. O quizás fue un cable pelado, con corriente, rozando un objeto metálico, desparramando chispas. Ada y Carlos desviaron los ojos. Los ojos de Carlos, azules como el mar lejano. Los ojos de Ada, verdes como el lago cercano.

Ambos apartaron la vista. Carlos conversaba algo. Sol jugaba con su aparato, y Ada le dictaba las letras.

Ada levantó los ojos. Carlos contemplaba entonces su rostro ovalado, la nariz respingada (acaso operada), el parecido notable entre Ada y Sol. Y encontró los ojos verdes…

Hubo una explosión solar, y una gigantesca lengua de fuego alcanzó casi a Mercurio. O algo así, acompañando el paso fugaz de la privacidad con el chisporroteo o el aullido largo del coyote.

Carlos estaba envuelto en un camperón, y tenía los cabellos como sutiles briznas agitadas por algún inexistente (allí adentro) viento.

Siguieron con lo suyo.

Y sucedió. Otra, otra vez, como temiendo el golpe, el roce, el temor, la timidez. Ada y Carlos ni siquiera supieron sus nombres. Ada y Carlos, y Sol, acaso tampoco se llamaban así.

Casi al final, cuando ya Carlos se levantaba para ayudar a Graciela, para dejar el bar, para salir a la calle, los ojos azules y los ojos verdes se penetraron, se fusionaron, se comunicaron en segundos una vida.

Carlos supo que Ada estaba sola, con la niña, que quería con intensidad a esa muchachita de largos cabellos tan igual a ella, hasta en la falta de padre. Ada supo que en esos pocos segundos Carlos había llegado a amar intensamente a esa preciosa Sol… y, más intensamente aún, a la madre de ojos tan verdes…

Y, mientras la última mirada, ya franca, decía lo que jamás habían dicho sus labios, mientras Ada decía “Adiós, desconocido, adiós para siempre”, Carlos le dejaba su congoja y se iba, por la puerta de vidrio, al frío.

Porque jamás irían a reencontrarse. Sobre todo, porque jamás se habían encontrado.

Excepto en esa inmensa, asombrosa unión de miradas, esa transmisión extraordinaria.

Y ambos lo sabían.

Sabían que solo fue una visión, o dos. Dos visiones en común, acaso.

Una visión fugaz, antes de la nieve que, traicionera, empezaba a caer.

 

 

 

 

C826 220625 (1CxD3,01)

 

jueves, 12 de agosto de 2021

 infocñ

 Volver a sección

COLUMNISTAS

El Pacto de Cañuelas y La Caledonia

Instalar un “Monumento a la paz” en Los Nogales sería la mejor forma de homenajear al único acontecimiento histórico relevante de Cañuelas. Escribe: Jorge Claudio Morhain.

Durante mi paso por la Municipalidad tuvimos muchas iniciativas y proyectos con mi jefa directa, la entonces Jefa de Gabinete Marisa Fassi. Entre ellos estaba la Puesta en Valor del único acontecimiento histórico relevante del partido: El Pacto de Cañuelas. 

El país estaba dividido en dos facciones bélicas. En la provincia, el Brigadier Juan Manuel de Rosas. En el puerto, Juan Galo de Lavalle. Cuando hablo de “bélicas” hablo de guerra, muerte, desgarro y terror. Por su propia iniciativa, Lavalle se llevó un asistente y partió desde Los Tapiales de Altolaguirre, de la familia Ramos Mejía (hoy Mercado Central en La Tablada), y cabalgó hasta lo que es hoy el barrio Los Nogales, en Cañuelas. Allí estaba (está) la Estancia La Caledonia, por entonces propiedad de John Miller. 

En los Altos acampaba el ejército unitario. En La Caledonia acampaban las fuerzas rosistas. Lavalle llegó de noche, y Rosas estaba en la campaña. Juan Manuel había sido hermano de leche de Juan Galo. Por entonces se acostumbraba a tener una esclava con bebés para que amamantasen a los hijos de las señoras de clase alta: Rosas y Lavalle compartieron la misma aya. Cansado, se tiró en el catre del Brigadier, y, a la mañana, Rosas lo despertó con un mate. De esa amistad entre dos ideas distintas de país nació la firme convicción de detener la guerra mediante la creación de un gobierno de coalición. 

Se redactó y se firmó el Pacto, con el que Lavalle retornó a Buenos Aires. Es el primero de los “Pactos Preexistentes” que menciona el preámbulo de nuestra Constitución. Buenos Aires tenía (¿tenía?) otros intereses, miraba a Europa, en especial a Inglaterra, y no le interesaba ese pacto. Que nunca tuvo cumplimiento efectivo. 

Hasta ahí la historia. Con Marisa planeábamos licitar un monumento a La Paz, al Pacto, a la entrada del barrio Los Nogales. A unos cinco kilómetros hacia el sudeste, está el Monumento Histórico Nacional Estancia La Caledonia. 

¿Y por qué el monumento al Tarquino, colocado por la Sociedad Rural en homenaje a un ternero que trajo Miller de Inglaterra para mejorar el ganado, está frente a Levene? Porque por entonces la Estancia La Caledonia llegaba al menos hasta la hoy Ruta 6, y se ingresaba por allí, por Levene. 

Poner ahora un recordatorio allí y no en Los Nogales, por donde se accede al hito histórico, es un despropósito. Y más que recordatorio, nos merecemos un monumento artístico alegórico. 

El proyecto que elaboramos con Marisa Fassi entonces, comprendía la recreación del viaje de Lavalle a La Caledonia. Una cabalgata desde el mercado Central, que conserva la chacra de Tapiales de Altolaguirre (se filmaron escenas de la película “Camila”), hasta la Caledonia, una marcha patriótica, por la paz entre los argentinos. 

Jorge Claudio Morhain

martes, 27 de octubre de 2020

 27 de octubre de 2020, 10 años sin Néstor.


Homenaje (ya lo he publicado alguna vez)
ESE
Por Jorge Claudio Morhain
El flaco, el bizco, el desparejo. Desaliñado, inoportuno, duro de entrar en una foto. Ese hombre.
Ese hombre.
El que redimensionó tantas cosas.
Hasta la palabra HOMBRE.
El que dejó un testamento hablado que termina: "Si no es así les pido que me olviden, que es el peor castigo para quien no haya sabido ser un hombre".
Ese de quien ahora todos eran amigos.
Pero que en realidad era amigo de todos. Ese, por el que no dábamos cinco.
Al que por casualidad impusimos presidente.
Porque quien lo eligió para que lo elijamos lo hizo, creo, por descarte, y no porque tuviese la mínima intuición de lo que iba a hacer.
Ese, del que ahora todos hablan bien.
Ahora.
Ese, sin embargo, contra quien he oído los más terribles epítetos, maldiciones a la muerte por llevarse a un enemigo fácil, porque se las aguantaba todas y siempre daba más para odiar.
Y no se si son tan pocos, porque esos epítetos los he oído en el tren, en la calle.
Y nos habla de qué feroz campaña, de qué mar de mentiras tuvo que cruzar a nado.
Porque fácil hubiera sido todo este panteón de alabanzas y homenajes y los que vendrán, si, como Perón pre-55, hubiera tenido un aparato de alabanza y de adoctrinamiento que se iniciaba en la escuela primaria.
Al contrario.
Gobernó detrás de la cortina de mentiras, epítetos e insultos.
El y su esposa luego.
Del adoctrinamiento de los otros, los repartidores de slogans y lugares comunes, los cascarudos que mandaron los Ellos.
Y aun así, ahí está. Millones.
Millones, amándolo, llorando un ser querido que se ha ido, más de lo que suele llorarse un ser querido que se ha ido.
Ese, por el que no dábamos cinco. Y eso nos lleva a pensar: cuántos, cuántos habrá por lo que no damos cinco, y por no darle un cinco su vida pasa y se marchita, habiendo podido dar tanto, dejar tanto.
Pero cómo encontrarlos.
Juan Pablo Feinmann decía que ahora certifica que Dios no es argentino.
Lo contradigo.
Si hubiera un Dios, si lo hubiera y marcara las vidas y los tiempos, sería argentino.
No se entiende si no cómo cayó este flaco, este bizco, desprolijo y desubicado, en el momento justo, en el lugar justo.
Para hacer reales nuestros más locos sueños de juventud.
Para volver a confirmarnos, como dijo la Tana Rinaldi, que lo imposible es posible y lo soñado puede ser real.
Sólo con proponérselo. Y luchar por eso.
Hemos vivido una cumbre de la historia.
Con sólo decir "yo estuve allí" seremos distinguidos con piedra blanca. Vivimos en épocas del flaco bizco y desaliñado.
De Néstor, nuestro padre.

jueves, 22 de octubre de 2020

 El vaciamiento del Sentido Común.

O el lado oscuro de las ciencias. La Ciencia que estudia al ser humano, tanto física como socialmente, nos proporciona cada vez más herramientas para saber cómo "funcionamos". lamentablemente,ese conocimiento llega también (y a veces antes, y a veces exclusivamente) a esa élite despiadada e inhumana que ha hecho del poder a través del dinero la única razón de su existencia. Un movimiento de pinzas, armado desde que implantaron la Dictadura, los ha llevado a apoderarse de una enormidad de medios, métodos y sistemas que utilizan en la desconcientización de la sociedad. Buscan destruir el Sentido Común, y lo hacen a través de falsas noticias, de verdades a medias, de cuentitos infantiles, de fábulas prodigiosas, de "trascendidos"y "chismes de pasillo". Entonces, la sociedad absorbe, hasta un punto de saturación. Ese punto es un descreimiento de base, no expresado, y es el momento en que implantan sus falsas verdades, que dan categoría de ciertas a la más disparatadas aseveraciones. Así capturan a las multitudes. Los que nos creemos inmunes deberíamos reaccionar. Y ojo, que digo "creemos". No tenemos el antídoto: será más fácil acabar con el Covid que con esto.

 

SOBREDOSIS DE TV

Soy inveterado espectador de este programa, en sus varios formatos, y admiro siempre la capacidad de detalle de los editores. Y siempre pienso que van a descubrir dos perlitas que vi al pasar en el pasado reciente. Pero no las ven. Pratt Gay, en aquella excursión por Estados unidos, cuando dijo la célebre frase «el trabajo sucio está hecho», dijo también «En el año 200º íbamos por el buen camino, pero no nos dejaron terminar la tarea». Esa frase, dicha al principio del gobierno de Macri, anticipaba lo que vendría después. La continuación de las crisis de 2001.

La otra perlita, que parece que no vieron, fue en los últimos tiempos de su mandato, cuando Macri, en un coloquio de IDES (creo) dijo, caminando con micrófono en mano «¡cómo me calienta la mentira!». Bien, siguió caminando de perfil y con una leve inclinación de cabeza dijo capciosamente, con una sonrisa «¿No se me nota?». Esa frase completaba la anterior, “pícaramente”, queriendo decir “¿No se me nota cómo se me para cuando me calienta la mentira?” Esa “gracia” que quizás no pasó tan desapercibida como parece, es un fallido que desnuda su tara mental desde niño. La mentira lo excita, lo calienta sexualmente, lo domina de placer.

A ver si encuentran los archivos, sobredoseros.